Diagnósticos de proyectos de capital

Hemos desarrollado un abanico de herramientas para analizar proyectos de capital para que nuestros clientes puedan saber en cada momento el estado de sus proyectos y detectar oportunidades de mejora.

Desde la concepción de un proyecto de capital hasta su puesta en marcha una vez completado, contamos con herramientas de diagnóstico para evaluar tanto el grado de preparación para la siguiente fase como el rendimiento y los riesgos de la fase actual. Cada diagnóstico se enfoca en seis elementos, claves para el éxito del proyecto: optimización del valor del proyecto; preparación técnica (y legal); gestión de contratistas; y alineamiento y eficacia organizacionales. Para realizar los diagnósticos, utilizamos una combinación de cuestionarios, entrevistas, análisis y talleres que nos permiten alcanzar una visión consensuada y real del estado del proyecto y una lista de iniciativas de mejora detalladas y priorizadas. Todos los diagnósticos son hechos a medida para cada proyecto y para cada etapa dentro de un mismo proyecto, no obstante, algunas preguntas que típicamente encontramos en este tipo de esfuerzos son:

  • ¿Se optimiza la cartera de capital de la empresa regularmente y se gestiona el rendimiento de forma continua?
  • ¿Se utilizan procesos de optimización del valor y mitigación del riesgo de forma regular y eficaz?
  • ¿Sirve el proyecto como plataforma para la creación de un equipo de alto desempeño dentro de la organización?
  • ¿Se cuenta con un proceso eficaz de aprobación de inversiones de capital por etapas?
  • Los supuestos de rendimientos, costos y tiempos, ¿son claros para los equipos de la primera línea que los tienen que llevar adelante?
  • ¿El proyecto ha adoptado prácticas “lean” durante la construcción?
  • ¿Está listo el proyecto para acelerar al máximo en la primera inflexión de la Curva S?
  • ¿El equipo de la empresa propietaria cuenta con un control eficaz de sus contratistas y proveedores clave?
  • ¿Se apalancan los procesos de compras del proyecto en las economías de escala de toda la compañía (incluidas las operaciones)?
  • ¿Se están ejecutando las actividades a un ritmo que permita cumplir con los hitos clave del plan?
  • ¿Se cuenta con procesos de calidad en todos los aspectos clave del proyecto?
  • ¿El proyecto está listo para la puesta en marcha? ¿Se puede agilizar este proceso?

En PIP estamos convencidos de que vale la pena darle un rol protagónico a los equipos de trabajo durante la ejecución del proyecto, para que éstos se desafíen a sí mismos a identificar y capturar oportunidades de mejora. Esta estrategia es más eficaz que el intentar alcanzar mejoras y garantizar cumplimientos mediante meras auditorías. Es por esto que, si bien los diagnósticos pueden presentarse como reportes, preferimos el trabajar directamente con la primera línea de ejecución, ayudándolos a entender el impacto que pueden tener en el proyecto y motivándolos a dar lo mejor de sí.

Ejemplo: Optimización del valor para una mina nueva de bauxita y fundición de aluminio

Como consecuencia de la crisis financiera del 2008 -por cómo afectó variables clave de mercado-, este importante proyecto perdió su atractivo económico. Realizamos un diagnóstico para determinar si existían suficientes oportunidades de mejora en el proyecto que justificaran su continuidad. Ayudamos a nuestro cliente a identificar ahorros equivalentes al 20% del valor total del proyecto, principalmente mediante una reducción en el tiempo de construcción y en los gastos de capital (CAPEX), y mediante mejoras de diseño. También apoyamos esfuerzos para definir con claridad roles y responsabilidades de los contratistas y del área de ingeniería de proyectos, compras y construcción (EPCM) para mejorar la capacidad de ejecución y construcción.

El proyecto estaba comenzando la etapa de construcción cuando contratamos a PIP para llevar a cabo un diagnóstico de nuestro alistamiento y avances iniciales. En el diagnóstico encontraron oportunidades de mejora en la comunicación y transparencia de ciertos indicadores, relacionados a elementos que condicionaban el desempeño del proyecto. El equipo de PIP trabajó en colaboración con nuestro equipo y el de nuestro contratista más importante para introducir reportes simples y revisiones periódicas que identificaron con claridad los problemas. La visibilidad y comprensión de éstos -y de otros problemas de rendimiento en toda la organización-, permitió una gestión eficaz del desempeño, así como conversaciones sinceras con el contratista, basadas en hechos, acerca de la necesidad de mejorar drásticamente. Me complace decir que respondieron, y que el proyecto realmente ha dado un giro que le permitirá ser completado dentro de los plazos planificados.MARK, GERENTE GENERAL, INDUSTRIA DEL PETRÓLEO Y GAS

Our People